COMUNICADO POR EL FEMICIDIO DE FLORENCIA ROMANO

El día viernes fue un día muy triste para toda la sociedad mendocina. El femicidio de Florencia Romano nos shockeó a todos y todas, quienes aún no podemos entender semejante horror e inhumanidad. Lamentablemente, la muerte de Florencia se suma a las de otras mujeres víctimas de la violencia de género en Mendoza y el resto del país. . Desde nuestra Asociación Gremial, exigimos que los culpables que devengan de tan aberrante hecho sean castigados con todo el peso de la ley, cumpliendo así con el pedido de justicia de familiares, amigos y toda la sociedad que se expresó en las calles de la provincia.

No obstante, también debemos reflexionar sobre las responsabilidades políticas o en su defecto la falta de tales, que deben ser consideradas y también juzgadas y castigadas, tanto en el poder Ejecutivo como el judicial, en tanto finalicen las investigaciones que están en curso por el comportamiento de cada funcionario frente a éste brutal femicidio. Pensar en una justicia distinta implica que sea justa, que garantice los derechos de todos y todas y que sea independiente del poder político de turno para poder realizarse y materializarse.

Por otra parte y respecto de lo acontecido en distintos edificios públicos de la provincia durante el reclamo de justicia, entendemos que la violencia nunca debería empañar un reclamo, cualquiera sea su origen. Sin embargo, tal situación no debe hacernos perder de vista la responsabilidad del Estado en la muerte de Florencia.

Las leyes están, existen y deben ser aplicadas. Lo que faltan son funcionarios políticos, jueces y fiscales independientes que sepan que su función es velar por la seguridad de todos y todas, especialmente de las mujeres víctimas de la violencia de género que pueden ser nuestras hijas, nietas y sobrinas. La decisión política del gobierno y el poder judicial debe ser la de proteger y resguardar la vida de los mendocinos y mendocinas que todos los días salen a la calle con miedo. Y aún más, cuidar a las mendocinas debe ser un imperativo moral.

 

Compartir
Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial