El segundo encuentro del Centro de Estudios, Formación e Investigación de los Judiciales puso en relieve la importancia de los sindicatos en la defensa del derecho laboral, ante una serie de reformas impulsadas, tanto por el gobierno nacional como provincial con la complicidad de la Suprema Corte de Justicia de la Nación. La charla – debate contó con la participación del Dr. Matias Cremonte, Presidente de la Asociación de Abogados Laboralistas de Argentina y el Dr. Alexis Barraza, especialista en derecho laboral y asesor nacional de la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE).
El viernes 18 de agosto en nuestra sede gremial, se llevó a cabo una nueva jornada  organizada por el  Centro de Estudios, Formación e Investigación de los judiciales (CEFIJ). Un importante número de trabajador@s judiciales, estatales, abogados, estudiantes y representantes de organizaciones sociales participaron en la charla – debate sobre Derecho Laboral.
La disertación estuvo a cargo del Dr. Matias Cremonte, Presidente de la Asociación de Abogados Laboralistas de Argentina y el Dr. Alexis Barraza, especialista en derecho laboral y asesor nacional de la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE).
El segundo encuentro del CEFIJ puso en relieve la importancia de los sindicatos en la defensa del derecho laboral, ante una serie de reformas impulsadas, tanto por el gobierno nacional como provincial con la complicidad de la Suprema Corte de Justicia de la Nación.
El Dr. Cremonte manifestó su preocupación al considerar que “el objetivo del Ejecutivo Nacional es eliminar el derecho protectorio, debilitando la intermediación”, en referencia a sindicatos, la justicia laboral y abogados que ejercen en este ámbito.
En este marco, el Dr. Barraza consideró  “al derecho laboral como algo fundamental en tiempos donde el neoliberalismo define al trabajo como mercancía con la pretensión de que  la oferta y la demanda rijan tanto al salario como a las condiciones laborales. El derecho laboral pone un tope a esa negociación libre entre personas desiguales”.  Concluyó: “si el estado pretende destruir el derecho del trabajo, queda como última esperanza la fuerza sindical”.
Un espacio aparte merecieron las reformas impulsadas en Brasil. La flexibilización laboral, impuesta por los grupos económicos y avalada por leyes, aprobadas en el parlamento, ha permitido el debilitamiento de las negociaciones colectivas frente a los contratos privados. Esta situación por la que atraviesan los trabajadores de Brasil, debe poner en alerta a los argentinos. “Se intenta retroceder cien años para volver a los tiempos donde el trabajador debía enfrentar al empresario en una relación absolutamente desigual. Se ve claramente una nueva forma de interpretar el derecho del trabajo, la cual es regresiva, haciendo prevalecer el poder de los empresarios”, advirtió Cremonte.
Compartir
Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial