Martes 18 de Junio de 2024

Hoy es Martes 18 de Junio de 2024 y son las 03:43 - Bienvenidos al sitio de todos los judiciales de la provincia de Mendoza

NOVEDADES

19 de diciembre de 2023

Última revisión paritaria: nuestro punto de partida

Listos para construir un futuro mejor.

La última revisión paritaria nos encontró con un objetivo claro: lograr que tanto el ejecutivo como nuestra verdadera patronal tuviesen un conocimiento verdadero de nuestra realidad laboral, social y económica. Para eso, insistimos en una mesa técnica para explicar la conformación específica y puntual de nuestro bono de sueldo y explicar el por qué de la necesidad de una mesa paritaria REAL en la que se pueda discutir verdaderamente las realidades de nuestro sector por encima de las imposiciones a la hora de negociar por parte de la patronal. Esto ha llevado a que nuestro salario en la actualidad se encuentre tan dañado. 

La pelea no fue fácil y, tal como se suponía, el poder ejecutivo no tenía conocimiento de nuestro bono de sueldo. No solo eso, sino que también mostró falta de interés a la hora de presentarse sin conocimientos a la mesa paritaria, a pesar de la información proporcionada en la mesa técnica. Esta situación nos llevó a decidir seguir en la lucha. En ese proceso, alimentamos cada vez más nuestra principal herramienta, la "Asamblea", una herramienta valiosa para nuestra comunidad judicial. En ella, se asegura un espacio ABIERTO y totalmente LIBRE donde cualquiera puede expresar su opinión, fomentando la participación y la transparencia. A todo eso, sumamos la totalidad de la información disponible para tomar decisiones en conjunto y como sector. 

En una nueva propuesta totalmente insuficiente e insultante para los trabajadores judiciales y bajo la advertencia de que sería la última oferta por parte de la patronal, decidimos seguir luchando. En ese camino, hicimos uso de la "Huelga" como herramienta de protesta. Aunque hubo dudas en el inicio, resultó ser una herramienta sólida y con soporte legal para que el reclamo, además de justo, fuese seguro para los trabajadores. De esta manera, continuamos en la pelea a pesar del desgaste al que fuimos sometidos por parte de la corte, "nuestra verdadera patronal". 

Si bien la huelga fue exitosa, no fue suficiente. En una nueva oferta salarial, querían nuevamente cerrar a la baja a los que más trabajan. Con gran orgullo, las asambleas tomaron la decisión de rechazar esta oferta insuficiente y, sin miedo ante la nueva advertencia de que sería la última mesa paritaria, continuamos en el reclamo. 

Una vez más, los judiciales mostraron su valía y las asambleas resultaron cada vez más numerosas y participativas. Esta vez dimos un paso más y realizamos un hecho histórico para nuestro sector: "El Acampe". Muchos judiciales pasaron por el acampe para mostrar su resistencia y valentía a la hora de sostener las medidas en pos de un reclamo salarial que recomponga los sueldos arrasados de un sector que se ha postergado en favor de la ciudadanía. 

A esa medida la acompañó una semana de PARO total de actividades con niveles de acatamiento históricos y con una gran muestra de sentimiento colectivo por parte de las oficinas fiscales que pusieron el cuerpo a la pelea parando el fin de semana. Todo el esfuerzo valió la pena, y esta vez, solos como sector de empleados estatales pero unidos como familia, logramos abrir una vez más la mesa paritaria en la que verdaderamente se habló de nuestras necesidades. 

Posterior a eso, cientos de judiciales en toda la provincia se movilizaron para que la propuesta fuese seria y formal. Una vez conseguido el objetivo, cientos de judiciales en asambleas en toda la provincia tomaron la decisión de aceptar dicha propuesta. Si bien aún resta mucho por recuperar, mucho por reconstruir, más allá de lo económico, entendimos los judiciales que juntos somos fuertes y que el trabajo que con tanto amor, pasión y resistencia llevamos adelante día a día tiene que ser remunerado. Merecemos una calidad de vida mejor, condiciones dignas de trabajo y una justa remuneración. Hemos iniciado una nueva era donde nos demostramos que con determinación, participación y transparencia, el camino hacia lo justo es posible. Será un camino duro, pero ya sin miedo ni limitaciones, empoderados y decididos, volveremos a recuperar lo nuestro. 

COMPARTIR:

Comentarios